Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aulo Gelio - Del nacimiento, vida, costumbres y muerte de Eurípides

24 de agosto de 2008





Nos dice Teopompo que la madre de Eurípides era verdulera. El día de su nacimiento unos caldeos anunciaron a su padre que aquel niño vencería en los combates desde su adolescencia; que tal era su destino. El padre dedujo de esto que debía hacer de él un atleta. Fortalecióle con ejercicios corporales, y lo llevó a Olimpia para que disputase el premio con los jóvenes atletas; pero se ofrecieron dudas acerca de su edad y se le escluyó del certamen. Más adelante combatió en Eleusis y en los juegos de Teseo, siendo coronado. No tardó en pasar de los ejercicios del cuerpo a la cultura del espíritu, asistiendo a las lecciones de Anaxágoras para la física, de Prodico para la retórica y de Sócrates para la filosofía moral. A los dieciocho años hizo el ensayo de una tragedia. Hay en la isla de Salamina una oscura y temerosa caverna, en que he entrado; allí fue, según Filocoro, donde escribía Eurípides sus tragedias. Preténdese que aborreció a casi todas las mujeres, ignorándose si este horror procedía de su carácter o bien del doble matrimonio que contrajo en una época en que la ley permitía en Atenas dos mujeres a la vez, y de las que no quedó satisfecho. Aristófanes alude a este horror del poeta por las mujeres en Las primeras thesmophorias.

"Así, pues, ahora os exhorto a todas para que castiguéis a ese hombre y por muchas causas. Se encarniza contra vosotras como verdadero campesino, alimentado con las hierbas de los campos".

He aquí algunos versos de Alejandro el Etolio sobre Eurípides:
"Paréceme de salvaje acceso el discípulo del viejo Anaxágoras; no es amigo de reír, y ni siquiera le alegra el vino; pero todo lo que escribe tiene la dulzura de la miel y el encanto de la voz de las sirenas".


Cuando se encontraba en Macedonia, entre los familiares de Arquelao, una noche que volvía de una cena, a la que le había admitido el rey, fue desgarrado por perros que un rival le soltó y murió de las heridas. Los macedonios sepultaron en su país al ilustre poeta, y honraron su memoria hasta el punto de exclamar en todas ocasiones: "¡Ojalá, oh, Eurípides, que no perezca jamás tu tumba!" Así fue que, cuando legados de Atenas se presentaron a reclamar los restos del poeta a nombre de su patria, los macedonios estuvieron unánimes para negarlos.




Transcripto de Aulo Gelio, Noches áticas
Traducción de latín: Francisco Navarro y Calvo
Buenos Aires, Espasa Calpe, 1952
Aunque no se sabe con certeza la fecha y el lugar de nacimiento del erudito Aulio Gelio, se supone que murió cerca del 130 y acaso la misma Roma.








1 comentarios:
Anónimo 7 de septiembre de 2008, 12:57  

Llegué buscando El liibro Xv de Noches Aticas de Aulo Gelio y me encontré con esta página, sobre la que por ahora no puedo decir mucho, salvo que tiene una hermosa música y que por lo que veo, parece sumamente interesante

Publicar un comentario




***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP