Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Isaías Garde - Plazas

26 de agosto de 2007




A pasos temerosos, fallidos; de la mano de su sierva nativa -que es sólo una sonrisa y un vaivén o un perfume-, el desperdicio nazi es traído a deambular al crepúsculo de plaza Alberti.

*

Una plaza de Buenos Aires. No sabrías decirte de qué plaza se trata, aunque te atraviesan antiguas certezas. La luz del inminente sol -fuego gris, pronunciable- no solventará más que el aspecto municipal de tu angustia.

*

Para esta mirada bajó ahora mismo y se sentó en la plaza. Bajó y miró cómo son las cosas; cómo dejan de ser. Para esta revisión bajó. Para este visazo.

*

Jardín de voces. Conoce la canción de cada insecto de la siesta.

*

No obstante tu sonrisa gusta rosas ausentes.

*

Sobre el banco de piedra el ruido bíblico calcinado de las hojas de mi libreta movidas por el viento.

*

El testigo de la lluvia en la plaza. El aparecido para decir para nadie la lluvia.

*

Inscribe el simulacro de la flor en la penumbra húmeda que mana de la farola de la plaza. Magnolia, dice la voz que le habla.

*

Tomo mi asiento en uno de los bancos de piedra adosados al muro curvo de la capilla. Al sol, con los otros ancianos. Siempre hay rescate allí.

En Insustanciales


0 comentarios:
Publicar un comentario




***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP