Inés Marful: «Liturgia de la nieve», IV (inédito; fragmento)

17 de noviembre de 2022





Hoy la sangre del mar trae un olor a anémonas. Si un continente entero se suicidara te encogerías de hombros y me harías escuchar otro réquiem de Verdi. Nunca es el mismo un réquiem. La muerte no es la misma. La


muerte

no

es

la

misma.

Ni siquiera los nombres se parecen. Tú dices “arde el mar” y te vas a vivir a un libro de Leopardi. Me dices que el rizoma es superior al árbol y yo creo. Hago un acto de fe y en mi pecho se abre un versículo romo. Arde el viento y el agua se cuece lentamente bajo un palio de frutas desechadas. Te digo, sálvame. Me hundo sin remedio y no hay

c

a

l

a

d

o

que baste para medir la noche

la caja y los abismos

que tu sombra atesora

y, sin mediar esfuerzo, deposita en mi mano.
 

Y pienso –pobre loca- que mi mano es la tuya, pero tu mano ciñe los laudes de un libro y te llenas la boca con palabras que hieren. Logomaquias, matraces, suspensorios, derivas, colaciones, mistrales, sorge y dasein, lituania. Tú te llenas la boca mientras mi lengua arde y el mar ya no es el mar ni la sangre es el cieno ni el cieno es la colada virginal de las brujas. ¿Sabes? Me preguntas si sé. Los delirios de un rétor. Inventio, dispositio, elocutio, memoria… Y actio. Algo en mí te responde mientras huyo cantando hacia una patria dulce donde duermen los grillos. Qué lejos queda todo. Cómo se aleja el mar. La lentitud. El duelo. Todo se aleja y nada permanece en su sitio. Ni siquiera las llaves, las esquirlas, los lodos, la vecindad oscura de la muerte, el espanto. Hoy desciendo a tus pies y si sorbo la lluvia sabe a paloma enferma y a frutas desechadas. ¿Cómo he podido amar los nombres que cobijas? Rubro, aletheia, ereignis, pérgamo, alejandría... Ya está bien. Cierra el libro. Tengo una biblia roja apoyada en los senos, los plumines del mar, los raros y curiosos pinceles del Broncino, la atalaya del sur con sus cien lapiceros, una salmodia dulce que se quiebra en las copas y derrama tu luz a los pies de mi cama. Cierra el libro, te digo. Lee en mí. Recorre con los dedos las páginas no escritas donde mi piel recita tu nombre como un salmo.

Cae la noche. Sí. Igual que toda noche que no se eleva

c

a

e

a plomo sobre el césped. Preserva tu virtud, te digo. No me escuches. Preferible el cuaderno de notas de cualquiera. Sumergirte en un Banville y acompasar los rezos a la helada impostura de una ficción. No digas

n a d a

amor. No te rompas la boca buscando el exorcismo. Es tarde para amar. Las doce menos cuarto.

Hoy la sangre del mar trae un olor a cirios.



Inés Marful © Su Alonso



Inés Marful. Premio Extraordinario de Doctorado por la Universidad de Oviedo, Inés Marful (Mieres, 1961) cursó estudios de Filosofía, Filología Hispánica y Psicología. Testimonio de una esencial inquietud, su obra abarca los más diversos géneros y registros. Con varios premios en su haber, Marful es filósofa, narradora, artista visual (vinculada largos años a Su Alonso bajo la marca 'Alonso y Marful'), curadora y poeta. Su obra hace estallar los límites del significante forzando su capacidad (in)expresiva hasta el silencio. Su condición de mulier loquens mal sujeta a las palabras de la tribu y su lucha contra la metafísica del sujeto son dos de las ideas rectoras que iluminan su apuesta por un devenir heraclitano y fatalmente des-centrado y fluyente. Actualmente, mientras sigue creando obras, dirige el recién estrenado espacio Herrería de la Luna, un centro de Arte, Poesía y Naturaleza ubicado en Boimouro (Asturias). Es allí, en la Universidad Libre de Boimouro, donde ejerce su Cátedra de Introspección a través de un seminario permanente.

Sitio web
Blog




0 comentarios:
Publicar un comentario




***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP