Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Thomas Bernhard: otros poemas

13 de marzo de 2012




1. La búsqueda de Dios

Mañana es el día de los rostros. Se alzarán
como polvo
y se echarán a reír.
Mañana es el día de los rostros que cayeron
en el patatal. No puedo
negar que soy culpable
de la muerte de esos brotes.
¡Soy culpable!
Mañana es el día de los rostros
que llevanmi tormento sobre la frente,
que poseen mi trabajo diario.
Mañana es el día de los rostrosque bailan
como carne en el muro del cementerio
mostrándome el infierno.
¿Por qué he de ver el infierno? ¿No hay otro camino
hacia Dios?

Una voz: ¡No hay otro camino! Y ese camino
conduce a través del día de los rostros,
conduce a través del infierno.

[El día de los rostros]



2. El fracaso

¿Qué haré
cuando ningún granero mendigue ya mi existencia,
cuando arda el heno en aldeas mojadas
sin coronar mi vida?

¿Qué haré
cuando el bosque sólo crezca en mi imaginación
cuando los arroyos no sean más que venas vacías,
lavadas?

¿Qué haré
cuando no lleguen ya mensajes de la hierba?
¿Qué haré

cuando me hayan olvidado todos, todos?

[Qué haré]



3. Contra Austria

Pero ¿qué encontré en mi capital?
La muerte con sus fauces de ceniza, aniquiladora, sed
y hambre
que repugnaba a mi propia hambre, porque era
un hambre de carne y pan, de rostros y lavabos,
un hambre que balbucea la vergüenza de esa ciudad,
un hambre de miseria,
que relucía de ventana en ventana, produciendo
primavera y fama podrida
bajo las escaleras del cielo.
Yo estaba cautivo y cansado de podredumbre,
lejos de los bosques y lejos de la búsqueda de muerte
de años desintegrados.
Las piedras grises y desmoronadas de esa estructura se
lamentaban salvajemente,
pero yo mismo era risa, risa del infierno,
que me hacía olvidar la trampa humana en que había
caído,
una hora negruzca del mundo
en el viento de noviembre de mi existencia…
[Fragmento de En mi capital]



4. El padre ausente

Sin verte, oigo
lo que dices, siempre estoy
en tus casas,
en la oscuridad de tu casa
reconozco en mi padre
al inventor de mi muerte,
al causante de mis penas,
al inductor,
al padre de mis crímenes…
[Fragmento de Conmigo y con mi país]



5. La muerte

Grazna el cuervo
Me ha capturado.
He de recorrer el país sin pausa
en su graznido.
Grazna el cuervo.
Me ha capturado.
Ayer, posado en el campo, se helaba
y mi corazón se helaba con él.
Mi corazón se vuelve cada vez más negro
porque está cubierto
por las alas negras

[Cautivo]






Trad. Miguel Sáenz 
Selección tomada de Thomas Bernhard: poesía entre Dios y el asco
Foto: Thomas Bernhard por Harry Weber




0 comentarios:
Publicar un comentario




***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP