Georg Trakl - Mi corazón en el ocaso

4 de marzo de 2011






Al atardecer se oye el grito de los murciélagos.
Dos caballos negros saltan en la pradera.
El arce rojo murmura.
El caminante encuentra el hostal en el camino.
Magnífico es el vino joven con las nueces.
Magnífico tambalearse ebrio en el bosque crepuscular.
A través del oscuro follaje suenan campanas dolorosas.
Ya sobre el rostro gotea el rocío.




Versión de Helmut Pfeiffer




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin



***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP