Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Marosa di Giorgio – Camino de las pedrerías, 46

3 de marzo de 2009






Entraron unas mujeres bellísimas, sin cuello ni cabeza, con deslumbrantes trajes que parecían antiguos y modernos. Faldas muy amplias, cintura justa y el busto acaso velado. Iban descalzas con uñas bermejas, y tampoco tenían manos. Los colores de las faldas eran desde el luminoso amarillo, al verde áureo, al brillante como de sol y con franjas rojas.


Mi tío Enrique tenía trece años y clamó: –¡Yo ya puedo casarme!


Enlazó a una y se pusieron de baile. Y luego gritó: –¡Me dijo sí!


(¿Cómo? ¿Si no tenía boca?) Y fueron bailando hasta el patio, y al jardín y al bosquecillo, a la umbría, al rincón, donde siempre ocurrieron las cosas.


Pero nos dimos cuenta de que había una mujer que, en vez de ninguno, tenía tres cuellos y sus respectivas cabezas. Y todo era muy bello.


Sólo una era así. Y mi tío Ernesto, de catorce años, viéndola clamó: –¡Yo ya puedo casarme!


Y la enlazó y se pusieron e baile y la besaba en las tres bocas. Decía: –¡Es terrible! ¡Esto es gracioso! ¡Es tres!


Y salieron al patio y se fueron al bosque, al rinconcito donde se hacían las cosas.




Transcripción de Camino de las pedrerías. Relatos eróticos


Buenos Aires, El cuenco de plata, 2006




0 comentarios:
Publicar un comentario en la entrada




***

Archivo

  © Blogger templates Romantico by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP